Buscar
  • Supérate

Alergias y rendimiento deportivo

Las alergias se producen por una reacción hipersensitiva del sistema inmune hacia alergénicos. Entre las más frecuentes se deben al polen, los ácaros, el látex o algunos alimentos y actualmente afectan al 33% de la población según la OMS, estimándose que para 2030 el grado de afectación ascienda a casi el 50% de la población mundial. En esta entrada nos vamos a centrar en la alergia al polen, por ser la más frecuente en la población y también estar relacionada en gran medida con el rendimiento deportivo.


SÍNTOMAS DE LAS ALERGIAS


Dada la situación actual, algo fundamental es diferenciar los síntomas de la alergia con una posible infección de Covid-19.


DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO


Una vez que se sospecha que se puede padecer de alergias existen diferentes métodos para diagnosticarlas, entre las que se encuentran las pruebas de alergia en sangre y que además se puede complementar con una prueba cutánea o bien hacerlo de forma aislada con el objetivo de observar si se produce alguna reacción al introducir el alérgeno bajo la piel.


Cuando se es diagnosticado, se pueden aplicar diferentes tratamientos como productos descongestionantes, antihistamínicos o inmunoterapia, siempre bajo la supervisión de un profesional sanitario. De cara a un deportista, habrá que tener en cuenta que no contenga ninguna sustancia prohibida y que pueda suponer un resultado adverso en un control antidoping. No obstante, la salud de un deportista siempre es lo más importante y en estos casos se puede recurrir al tratamiento con sustancias no permitidas mediante la concesión de un TUE que puede ser temporal o vitalicio.

Sander Armeé, ciclista del Lotto-Soudal, con el rostro desfigurado durante el Giro 2018 al no recibir medicación para una picadura.


ALERGIAS Y RENDIMIENTO


El proceso de diagnóstico y tratamiento se puede llegar a alargar durante varios años y el efecto de las alergias sobre el rendimiento en cambio tienen un efecto inmediato, por lo que se debe monitorizar su influencia y disminuir en la medida de lo posible sus consecuencias.

Por parte del deportista, es importante conocer cómo se encuentran las concentraciones de polen que le afectan en su zona, para evitar en la medida de lo posible su exposición. Actualmente este hecho se ve reducido por el uso de mascarillas de forma generalizada y el menor tiempo en exterior, aunque en la realidad del entrenamiento deportivo lo habitual es transitar por zonas que las producciones de polen sean mayores. De forma general, se pueden consultar dichas concentraciones en diferentes apps y webs.


Capturas de las consultas que se pueden hacer en webs como https://www.eltiempo.es/polen o en https://www.polenes.com/home


Como entrenador, podemos monitorizar a diario cómo está siendo el rendimiento. De forma subjetiva mediante el feedback que ofrece el deportista sobre diferentes aspectos como la sensación de cansancio, dificultad para respirar o congestión e incluso en la cantidad y calidad del sueño.


También mediante diferentes métricas se puede cuantificar de forma objetiva el impacto que está produciendo. Habitualmente nos encontramos con pérdidas repentinas en la eficiencia durante el entrenamiento. Para una misma potencia, ya sea en ciclismo o running con Stryd, se suele observar una mayor frecuencia cardíaca.

Análisis de la relación pulso-potencia para complementar con EF.


Por ello, el rendimiento tiende a disminuir, observando los valores en diferentes momentos dependiendo de la estación del año e incluso observando si es un patrón que se repite temporada tras temporada. En casos muy concretos y que en el ámbito médico aún no se ha podido solucionar, es algo que ya prevemos en la planificación inicial de la temporada. Buscar objetivos que no se encuentren en meses de mayor incidencia, como puede ser el trimestre abril-junio, aprovechar también esta época para reducir las cargas de entrenamiento facilitando su asimilación ya que la calidad de vida se puede llegar a ver empeorada o eligiendo recorridos para los entrenamientos que eviten zonas de mayor densidad de vegetación que puedan producir la reacción.


Y la variabilidad de la frecuencia cardíaca también nos facilita desde un punto de vista global valorar la relación entre el sistema nervioso simpático y parasimpático. Midiéndose en estas épocas un aumento de la frecuencia cardíaca basal y una disminución en su variabilidad.


Momento en el que aparecen los síntomas de alergia. HRV comienza a bajar y el pulso basal tiende a situarse muy por encima de la media sin otros motivos que lo produzca.

70 vistas0 comentarios